Por qué formar parte de un clúster

Un clúster no es una asociación tradicional o una patronal. Un clúster es una organización orientada al negocio y al desarrollo de las herramientas adecuadas para mejorar la competitividad de las empresas de dicho negocio.

 

Por lo tanto, formar parte de un clúster significa poder participar en proyectos individuales o colectivos siempre vinculados al negocio: entender sus tendencias, desarrollar las capacidades para afrontarlo, innovar en producto, servicio o la propia estrategia, atender mercados internacionales, formar al personal, desarrollar partnerships…

 

Cómo incide un clúster en su entorno

Aunque el clúster beneficia de forma individual y diferencial a sus miembros, es indudable que también tiene incidencia en todo lo que rodea al negocio de cada clúster.

 

De este modo el clúster trabaja y estructura proyectos para que todo el entorno de un negocio (instituciones, centros de investigación, centros de formación, administraciones u otras empresas) se desarrollen de tal modo que todo el tejido productivo de este negocio sea más competitivo y se adapte a las nuevas necesidades.

 

 

"Formar parte de un cluster abre la puerta a nuevas oportunidades de negocio"